Colección Itaú

SALA-6-INT-CLAUDIA-ANDUJAREn el marco de la 18º edición del Festival de la Luz:

Colección Itaú Cultural de Fotografía Brasileña

Este ciclo presenta una selección de la Colección Itaú Cultural de Fotografía Brasileña, con obras de los últimos 60 años de la producción fotográfica de carácter experimental. Trabajos realizados a partir de finales de los años 1940, en el ámbito de los clubes de fotografía ¯iconos del modernismo tardío de la fotografía brasileña¯, se exponen al lado de imágenes hechas por artistas contemporáneos.

Entre las dos generaciones hay un vacío de cerca de 21 años en ese tipo de producción ¯que, por medio de diversas estrategias, trata de convertir la fotografía en un campo de experimentación, resultando en enfoques complejos, subjetivos y oníricos. No es una casualidad que ese vacío ocurrió en el periodo de la dictadura militar, entre 1964 y 1985.

A partir de finales de los años 1940, varios asociados de los clubes de fotografía siguieron ese camino que llevaba a la búsqueda de un lenguaje autónomo para la fotografía, creando un primer periodo consolidado de lo que podemos llamar fotografía experimental. Se destaca aquí la producción singular de Geraldo de Barros (1923-1998). Sus experiencias con fotomontajes, collages e intervenciones en el negativo resultaban en abstracciones y en un pulsante elogio de la forma.

El fin de la dictadura militar y el proceso de democratización crearon una renovada atmósfera que propició la reanudación más libre y menos dogmática de la producción artística en la fotografía. Tres autores sirvieron de guías de esa fase: Miguel Rio Branco, Mario Cravo Neto y Claudia Andujar. Realismo y ficción se mezclaron en sus obras y generaron una especie de vértigo que se convertiría en una matriz fundamental en nuestra fotografía a partir de entonces.

La nueva generación siguió esos pasos, que se reflejan, como podemos observar, en un territorio expandido en el que la fotografía muchas veces surge en la imbricación con otros lenguajes, como la escultura, el vídeo, la performance, la pintura y el grabado.

La lógica de montaje de la exposición tiene la intención de desacomodar las obras de su cronología para establecer un reflejo lúdico en el que se evidencian relaciones formales ¯y, sobre todo, una actitud libertaria frente al código fotográfico entre los dos periodos.

Eder Chiodetto, curador

Sala 4
Cierra 21 de septiembre