Fase 7 – Sala J

Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF) – Maestría en Tecnología y Estética de las Artes Electrónicas

Bestiario, letosa (2015)
Ferruccio Alejandra
Este trabajo se compone de una serie de criaturas polimorfas que florecen de la basura tecnológica. Estas criaturas adquieren un status de intérpretes del medioambiente tecnológico en tanto desecho de lo humano. “Bestiario” reflexiona respecto del lugar que ocupa la tecnología en nuestras vidas, su uso y consecuencias. Computadoras, impresoras, celulares, monitores, fotocopiadoras, heladeras, microondas, televisores y cientos de otros productos se incorporan a la vida cotidiana de forma tal que se convierten en “extensiones” de lo humano. Estos productos se vuelven obsoletos con el correr del tiempo, sufriendo una especie de “finitud” similar a la humana.En este sentido, podemos pensar que los desechos o restos tecnológicos contienen también restos o desechos humanos. “Bestiario” propone un más allá imaginario evocando una evolución donde materiales orgánicos e inorgánicos pueden descomponerse por completo, generando una vida nueva como resultante de los desechos humanos y tecnológicos. Estas criaturas se exhiben al espectador como intérpretes de la íntima relación entre el hombre y la tecnología.

Código*Voz-ignis (2015)
Myriam Beutelspacher. Performers invitados: Javier Sevilla, Lupita Chávez y María José García.
“Código*Voz-ignis “De la serie de arque-máquinas. Tecnopoética de la llama. Devenir electrónico del fugo. Performática vocal.
Instalación performática vocal. Puesta en fase de ciclos rítmicos y ciclos termodinámicos. Transformaciones físicas y metafóricas de la sustancia. La arque-máquina nos religa con la fuerza creadora que pone en movimiento estrellas, células y bits, dejándonos experimentar su fluir. El performer es artífice. Un ensamble improvisa cantos y sonidos de aliento ante luces de velas que producen luz eléctrica y señales digitales. La tecnología digital juega a calcular el universo. La chispa ígnea del cosmos se esconde detrás del fuego eléctrico que alimenta pantallas y artefactos. Distintos instrumentos mecánicos y de medición son introducidos en esta zona intermedia. La experiencia es irreductible a números. Cuerpos y algoritmos son sostenidos por un continuum de vínculos energéticos de naturaleza frágil. El cuerpo queda interrogado y se experimenta como una zona de tensión y extrañamiento que parece sospechosa en la era digital.

Diáfano (2015)
Sol Kesseler
El proyecto surge del interés por vincular dos mundos aparentemente opuestos como el del bordado y el creative coding. “Diáfano” usa un programa que permite actualizar la imagen construyendo nuevas visuales. A medida que se desarticula cíclicamente la imagen bordada, el espectador puede reconstruir la experiencia del proceso detallado de costura. Las animaciones gráficas se superponen al bordado original contenido en la caja de madera, trazando nuevos recorridos de hilos y pixels que sutilmente se vinculan dibujando un paisaje mental.

Enjambre (2015)
Paloma Marquez
Son las voces que nos componen, son los habitantes de una región particular y se mueven independientemente construyendo sus rutas, costumbres, relaciones. Se confunden y componen constantemente en una sociedad que evoluciona en el tiempo. La voluntad, valentía y obstinación de cada individuo, una lucha eterna entre bandos dispares. Tal vez llega el momento en que ni ellos sepan exactamente porque están sumergidos en esa vorágine.

F-242 (2015)
Sebastián Pasquel
Singer Facilita 242, la máquina de coser de la madre del artista, es el génesis de los primeros recuerdos y la estrecha relación que Pasquel conserva con los oficios y los mecanismos; de aquí deviene su interés por objetos mecánicos. La instalación que propone para este proyecto conserva fuertemente esta referencia. Pone en dialogo una serie de artefactos cuya función es destruir progresivamente diferentes lápidas (placas). A su vez, dichas lápidas se encuentran grabadas con distintos retratos, imágenes que plantean una filiación directa con el álbum familiar de fotografías. Estos mecanismos le recuerdan al artista el ovillo de hilo que lentamente se deshilaba cuando se confeccionaba un vestido. Con esta misma lentitud, los rostros desaparecen. La acción representa una especie de arqueología que deja vestigios del carácter y la sensibilidad de los cuerpos ausentes.

Ningyobot (2015)
Luis Carlos Molina
“Ningyobot” es el primer prototipo de robot móvil que desarrollo en el marco de la Maestría en Tecnología y Estética de las Artes Electrónicas (UNTREF). La idea parte de la investigación mecánica del pistolete para títere japonés “Bunraku” llamado originariamente Ningyô Jôruri. Este último hace referencia a un teatro de títeres (ningyô significa muñeco y por extensión, títere) el cual es acompañado por un tipo de recitación o narración llamado Jôruri. En “Ningyobot” (Títere-robot) las acciones nacen de los eventos que nos brinda el mecanismo, en una primera instancia permite caminar y girar la cabeza.

Refugio (2014)
Pablo Ruchansky
Miles de personas son desalojadas en los centros urbanos al calor de la especulación inmobiliaria y los grandes emprendimientos comerciales. La crisis habitacional empuja a la intemperie o al hacinamiento a los desahuciados y deviene también en un deterioro de las condiciones de seguridad para los pequeños comerciantes que aún persisten en los barrios.La pieza “Refugio” intenta plegar, señalar y parodiar el sentido frecuente de los modestos carteles comerciales LED, preguntándose por la eventualidad de un refugio inexistente como significante común entre los comerciantes y desahuciados en el espacio urbano.

Habitáculos orgánicos (2015)
Gabriela Munguía
“Habitáculos orgánicos” es un proyecto en proceso que explora desde el experimento, lo poético y la ambigüedad, la posibilidad de construir diversas estructuras y arquitecturas orgánicas para microorganismos. Este proyecto imagina el territorio urbano como una compleja organización biológica. En el proceso de “habitar”, una infinidad de sistemas interactúan constantemente manteniéndolo en permanente movimiento y transformación. La emergencia de nuevas estructuras, arquitecturas y patrones son el resultado de los íntimos lazos entre el espacio y sus habitantes. Como un posible diálogo entre el territorio y sus distintas formas de vida, a partir de una serie de intervenciones en el espacio público, materiales de registro e investigación y el desarrollo de diferentes tecnologías y dispositivos electrónicos, se abre un búsqueda sobre cómo distintos microorganismos habitan y modifican, en este proceso, el territorio. Así éstos habitáculos orgánicos, dinámicos y sensibles a su entorno intervienen y redibujan el territorio con infinitos y posibles patrones generados por el propio crecimiento orgánico y proliferación de diversos microorganismos.

Recuerdos tangibles (2015)
Juan Camilo León Sarmiento
“Recuerdos tangibles” es una interfaz reactiva que se centra en la proximidad para contar el relato construido, a partir de los sucesos generados por la violencia en los años cuarenta en Colombia dada la disputa del poder entre partidos liberales y conservadores. Allí, la abuela del artista, Cecilia Ramírez, y su familia fueron víctimas del desplazamiento forzado. El concepto detrás del funcionamiento, la forma, el material y los componentes, apuntan a buscar nuevos modos de contener y representar información. El objetivo consiste en desnaturalizar aquello que se considera una interfaz reactiva (celular, tablet, computador), proponiendo nuevas formas de interacción mediante los elementos más básicos para construir este artefacto tecnológico.

Resistencia al abismo (2015) Diego Aguilar
La obra se encuentra conformada por proyecciones basadas en el principio de “Fantasma de Pepper”, donde un cuerpo flotante se ahoga y muere simbólicamente en la imagen de video. El público, con su voz o cualquier otro sonido, puede detener parcialmente la imagen. Si no hay estímulos sonoros, el cuerpo continúa en su proceso de muerte. “Resistencia al abismo”, resulta de preguntas que afloran al revisar los actos de memoria y comunicación de hechos históricos de tensión y límite humano que han afectado varias veces al continente americano en las últimas cuatro décadas. Incluso, se puede decir que apela más a la contradicción del silencio y olvido, que opera en lo social, cuando hechos descarnados y absurdos ocurren de manera abierta y visible. “La información solo es valiosa cuando se vuelve acto de resistencia”, diría Deleuze en su conferencia sobre la creación. El arte puede encargarse de entretejer las recurrencias históricas siniestras y mostrar cómo la memoria resiste de manera activa en cada gesto de resignificación simbólica. Resistir es insistir, intentar y seguir intentando. El fin de la obra será propuesta por el público, de acuerdo a su paciencia e interés.

Reacciones/Reacciones Inducidas (2014- 2015)
Guido Villar
Las obras presentan la problemática de aquellos grupos de personas inmersas en jornadas laborales extensas y bajo condiciones indignas. En “Reacciones”, un video activa una comunidad de motores vibradores con monedas adosadas en sus reversos que generan ruido dentro de latas de conserva. En “Reacciones Inducidas”, una mesa de trabajo es intervenida para que el espectador pueda impartir órdenes a motores vibradores. En ambas obras hay una selección de siete fragmentos del texto “Trabajo Decente”, redactado por la Organización Internacional del Trabajo. Estas reacciones evidencian la existencia de un sistema dominante con el poder suficiente de mantener a su merced a una comunidad de autómatas. Dichos recursos toleran órdenes bajo presión y hostigamiento con el objetivo de llegar a fin de mes juntando monedas mientras generan una mayor plusvalía al sistema que los explota.

Reflejo (2015)
Carlos Albino Molina
“Reflejo” es una instalación interactiva en la cual se exploran señales que remitan a la idea de la identidad y la subjetividad del ser, a través de operaciones ópticas inherentes a la construcción de la imagen. Existen muchas circunstancias que pueden poner en duda a un sujeto frente a su identidad. Sin embargo, seguramente el caso de los nietos de las abuelas de Plaza de Mayo, apropiados por la última dictadura militar en Argentina, debe ser una de las más difíciles experiencias para que un individuo deduzca y acepte su identidad.Esta pieza está compuesta por un espejo fragmentado donde cada fragmento modifica su ubicación espacial respecto al plano de reflexión. Al detectar la presencia humana, el espejo actúa como interfaz. Así, ubica al usuario en el lugar del otro, enfrentándolo a la imposible tarea de organizar su reflejo en un espejo cuyos fragmentos modifican su ángulo de reflexión especular respecto al plano de origen, recreando el reflejo del usuario cuando éste intenta que su imagen se refleje de manera completa.

Quetzalcoatl-bot. Entre códigos y códices (2015)
Mario Guzmán
El proyecto “Quetzalcoatl-bot, entre códigos y códices” -de la serie Arqueología futurista- es una videoinstalación robótica que utiliza captura de movimiento para vincular dos formas de interpretar el vínculo entre palabra e imagen: uno cercano al código de programación, y otro ancestral inscripto en códices prehispánicos que relatan la organización del universo y el origen del lenguaje. Quetzalcoatl-bot (náhuatl: ‘quetzalli, hermoso; cõãtl, serpiente’; inglés: bot ‘aféresis de robot’) es una actualización de la deidad Quetzalcoatl, o “serpiente emplumada”, vinculada a la vida, la luz, el movimiento, las artes y el conocimiento, cuyo mito atravesó múltiples civilizaciones prehispánicas (Mexica, Tolteca, Teotihuacana, Maya, Olmeca).Según el mito, el soplo luminoso y sonoro del dios desgarra las tinieblas del silencio primordial recorriendo la espiral de un caracol, produciendo simultáneamente la primera configuración cultural del sonido y la primera representación gráfica formal de la palabra: la voluta.La obra expone un escenario mitológico que acentúa el desplazamiento de significados que acontecen durante el proceso de lectura e interpretación de códigos y códices.

Del 28 de octubre al 1º de noviembre
Entrada gratuita