Inés Raiteri

VISIÓN DUAL
Cuando inicio mis trabajos, y evalúo su referencia con la arquitectura, pienso que es necesario describir que hay una idea aceptada de orden, con predominio de la simetría construyendo otro paisaje urbano y otra mirada.

La geometría de formas impensadas de estas estéticas que dibujo, requiere del receptor un esfuerzo perceptivo para develar las leyes ocultas que las hagan cristalinas al intelecto, al reconocer rasgos de equilibrio, simetría, relación, disposición, y considerar al desorden no como caos, sí como mal orden, orden defectuoso, “otro” orden.

Con la incorporación de estas nuevas formas arquitectónicas, la ciudad, en tanto ámbito de desarrollo de la civilización, requiere de sus habitantes una resignificación visual para poder ser aprehendida, constituyéndose en un nuevo ambiente, a veces hostil, necesitado de sentido.

Frente a esto, como receptora distraída me veo forzada a desplegar mi potencial perceptivo para identificar de esa realidad, los rasgos sobresaliente de esas impresiones que permiten la fácil lectura de figuras que se interfieren, formando aparentes confusiones, haciendo prevalecer sus propiedades de buena forma o destino común, desglosadas del conjunto.

Entiendo a la ciudad como el territorio edificado compuesto de imágenes provenientes de innumerables percepciones humanas, donde el habitante reconoce pertenencias a través de sus sentidos. Allí, es donde descubro, organizo y recreo la realidad por medio de la percepción.
Esta percepción es netamente visual y se basa en los principios de organización, tanto de las partes segregadas como de su carácter unitario.

La ciudad y su arquitectura se perciben con las leyes de la Gestalt, donde elementos arquitectónicos y urbanos se comportan como partes de un todo, con propiedades formales reconocibles e identificables, y que conforman una supra-estructura que adquieren cohesión perceptiva si se reconoce en ellas las cualidades de la buena forma. La composición pictórica que realizo se impregna de ella. Un recuerdo de lo percibido. Como patrón óptico a través del cual las particularidades se asocian al significado y trascienden el objeto arquitectónico.

Inauguración: miércoles 1º de julio
Cierre: domingo 2 de agosto
Sala 9