Maia Heidel

maia-heidel-internaAGUA

Lo que la obra de Maia Heidel propone es un viaje, como a vuelo rasante, por paisajes en movimiento. Explosiones emotivas suspendidas en el lienzo, que invitan a arrojarse al espacio para disfrutar de las últimas sensaciones de una vista panorámica con los sentidos agitados y estremecidos por la anestesia de la agonía antes de caer y volver a ser agua.
“Mediante una acción controlada, pero determinada por el azar, cubro los lienzos con tintas y acrílicos en un proceso que se desarrolla prácticamente por sí mismo y en el que las reacciones químicas por la combinación de materiales también dejan su impronta. La intención gestual de lo casual intenta plasmar honestidad y pureza a la obra.”
Estas composiciones posibilitan la recreación de formas, figuras y espacios ilusionistas; donde los trazos y manchas más superficiales, que no son totalmente caóticos, ni formas que puedan repetirse idénticas; el observador puede ver sus propias figuras, puede acercar o alejar la estructura de determinados conjuntos contextuales. Estas posibilidades no están determinadas y el observador debe verlas por sí mismo. Esta obra no puede ser “leída” a simple vista, quien se disponga a apreciarla debe sumergirse en la composición para transitar en ella. Requiere de fantasía, concentración, reflexión y autoconocimiento. El observador está obligado a pensar en sí mismo y en lo que lo rodea, debe intentar asimilar lo que la obra le ofrece, y así crear su propio cuadro individual. Mediante la observación creativa, la obra adquiere actualidad y contemporaneidad ya que se reinventa cada vez que el espectador la completa. Sin esto el cuadro es sólo un trozo de lienzo pintado.

Miércoles 19 de diciembre al domingo 17 de febrero de 2013.
Sala 10