Natalia Martínez

martinez-intMi casa de brillantina
Muchos artistas evocaron la infancia como el territorio adonde llegar. Buscaron librarse de lo aprendido, despojarse de condicionantes e ir en búsqueda de sus intereses primigenios, de su instinto. Trabajar con lo inevitable, enfrentarse con su hacer a un mundo por conocer, desandar lo cotidiano con la fascinación como guía para encontrarse nuevamente frente a lo que los maravilla. Solo con esa mirada es comprensible la imagen de Natalia. No se trata de una obra ingenua. Con un dejo de ironía, aparecen fuerzas en pugna, conflictos, dudas, influencias y todo lo que hace al repertorio de trabajo de un artista. En este caso, una obra tan singular que nos invita entre juegos y brillos a preguntarnos por aquel niño que fuimos.
Héctor G. Maranesi

Inaugura 8 de mayo 18 h
Cierra 28 de mayo de 2014
Sala 9